Una línea diagonal define un horizonte que separa la sombra de la luz y se convierte en un recurso constante del proyecto de identidad visual. En el logotipo y en todas sus aplicaciones derivadas –como bolsos, cuadernos y otros soportes promocionales – esta línea de sombra adapta su posición e inclinación respecto al texto para integrar el símbolo tipográfico con los títulos de los eventos que constituyen la actividad principal de Phasis. A partir de una tipografía de palo seco y en caja alta, logotipo y aplicaciones admiten solamente el blanco y negro (aunque los diseñadores conceden la posibilidad de declinar su intensidad mediante tramas de puntos, gris plata, golpe en seco o cualquier otro procedimiento que permita diferenciar las sombras de la de luz).

Como si de un dispositivo catóptrico se tratara, la diagonal se vuelve metáfora de un espejo donde la reflexión y la especulación incluyen tanto al observador, speculator, como a las actividades de Phasis, una plataforma que se propone reconsiderar el diseño tanto en términos teóricos cuanto en lo que a sus aplicaciones prácticas se refiere.

En una nota al margen de su primera propuesta gráfica, Nacho Lavernia y Alberto Cienfuegos escribían que “Phasis es el estado de algo que cambia, que aparece, que se manifiesta”. Pues, también la identidad visual que aquí nos ocupa trata de la aparición del significado en el signo, es decir, de cómo un contenido puede encontrar su mejor expresión gráfica. Pero ¿qué significa mejor? Lavernia y Cienfuegos  nos lo explican con su proprio trabajo, con su obsesión cotidiana por reducir en cualquier proyecto esa distancia entre ‘expresión’ y ‘contenido’ de la que siempre depende la calidad del resultado.